Industria textil ecuatoriana se abre paso hacia la Unión Europea con la exportación de mascarillas reutilizables

La fabrica Ingesa, referente en la industria textil ecuatoriana, diversificó sus productos durante los primeros meses de emergencia y apuntó a la elaboración de mascarillas con tela lavables y reutilizables.  Esto, con el fin de evitar la propagación del covid-19 y suplir la creciente demanda nacional.

La empresa levanta la mirada hacia el mercado internacional con la exportación de mascarillas de tela diseñadas bajo estrictos estándares de calidad. Por el momento, han logrado comercializar con Estados Unidos, Panamá, y están próximos a hacerlo con Perú y la Unión Europea. Este 8 de septiembre los directivos de la empresa, acompañados por la Asociación de Industrias Textiles del Ecuador y el Ministerio de Producción, anunciaron que Ingesa exportará cerca de tres millones de mascarillas al mercado europeo hasta diciembre de 2020.

El producto, de origen ecuatoriano, fue sometido a los más rigurosos procesos de salubridad y calidad. Los resultaron indicaron que los tapabocas cuentan con una filtración bacteriana superior al 90% y rangos de respirabilidad de 37,8 Pa/cm2 . Cada mascarilla se realiza con 2 tipos de hilos de alta tecnología, formando una doble capa de tela fusionada. La primera está compuesta por hilo de Nylon y la segunda cuenta con una mezcla de Nylon y Lycra que ayuda a aumentar los niveles de filtración de partículas.

Francisco Misle, presidente ejecutivo de Ingesa, resaltó que la calidad de la industria ecuatoriana es de primer nivel y esta oportunidad permitirá a la empresa conservar y aumentar la oferta de empleo; un punto valioso ya que el sector textil ha sido muy golpeado por la pandemia. “Es importante que sepamos valorar y apoyar al consumo local “, indicó.

El sector textil ecuatoriano genera alrededor de 70.000 plazas de empleos y aporta con el 1% del PIB nacional y el 7% del PIB industrial. En los últimos meses tuvo una caída del 50%, antes de la pandemia facturaban alrededor de $ 1.500 millones al año. Javier Díaz, presidente ejecutivo de la Asociación de Industrias Textiles del Ecuador señaló que el diseño de prendas de protección se convirtió una alternativa para esta industria que fue golpeada por los últimos meses de inactividad.  Con esta iniciativa, se aseguran 650 fuentes de empleo directas.

Por su parte, Iván Ontaneda, ministro de Producción expresó que la empresa es un claro ejemplo de adaptación y resiliencia, y mostró su satisfacción al saber que nuevos productos ecuatorianos se comercializan en mercados internacionales con altos estándares de calidad. “Esto les permitió sostener el empleo y demostrar que el sector textil ecuatoriano es de primer nivel”, señaló.

Comparte esta noticia: