Un niño ucraniano de 11 llegó sólo a Eslovaquia. Cruzó la frontera con apenas una bolsa plástica y su pasaporte.

La madre de este menor lo embarcó en un tren, mientras ella se quedó en Zaporiyia – Ucrania (donde se encuentra la planta nuclear atacada por los rusos esta semana) porque ella tenía que cuidar a su madre, quien tiene discapacidad, y no se puede movilizar, informó la agencia de noticias AFP.

Aunque no se dan detalles de dónde permanece el menor, ni el nombre del mismo, la policía eslovaca dijo que lleva escrito en una de sus manos un número de teléfono.

La policía de Eslovaquia publicó un mensaje en su cuenta Facebook en el que empieza diciendo: “Lágrimas en nuestros ojos… Este es el mayor héroe de anoche” y explica que el niño “se ganó el corazón de todos con su sonrisa, su valentía y su determinación”.

Comparte esta noticia: