Reactivación económica de tu negocio en el 2021: Pautas para lograrlo

El 2021 representa una oportunidad para reactivar aquellos negocios que se vieron seriamente afectados por la crisis económica a causa de la pandemia por el Covid-19. Si bien en los meses finales del 2020 algunos sectores ya percibieron una ligera recuperación, mejorando en algo la liquidez de los negocios, en la mayoría de los casos, el inicio de este año sigue siendo desafiante, pero con miras a un futuro mejor.

Así lo explica Miguel Ebenberger, Gerente General de Banco ProCredit, quien además puntualiza que, a pesar de que la pandemia continúa, el panorama en cuanto a la recuperación económica para el 2021 es alentador.  Asegura que el punto determinante para la recuperación de los negocios en este 2021 será la actitud empresarial y la determinación para transformar las crisis en oportunidades. Para ello, comparte las siguientes pautas para que los negocios puedan mejorar sus perspectivas de reactivación económica en lo que resta del año:

1. Optimizar la estructura financiera

El punto de partida hacia una recuperación económica es dar un orden a las finanzas. Tareas como reducir gastos innecesarios, mejorar la eficiencia productiva, abrirse a nuevos mercados, reducir pasivos superfluos y, al mismo tiempo, asegurar el acceso a la liquidez requerida para la recuperación del negocio, son fundamentales. El especialista señala que los bancos enfocados en el sector comercial pueden jugar un rol positivo en la reactivación. Si bien la iniciativa debe venir del empresario, la banca, sobre todo los banco enfocados en el sector comercial, pueden facilitar la realización de la iniciativa empresarial, otorgando primero la liquidez necesaria para la reactivación, y luego financiando inversiones a mayor plazo.

2. Verificar la relevancia de los productos/servicios ofrecidos

Los consumidores todavía están en proceso de descubrir sus preferencias en la nueva normalidad. Un elemento, posiblemente de naturaleza temporal, es una reducción clara del consumismo. Según el experto, es previsible que, al ritmo de la recuperación, se retome un comportamiento pre-pandemia en este aspecto. Pero hasta que eso ocurra, los negocios deben revisar si sus productos/servicios siguen siendo relevantes en el contexto actual. La misma revisión debe hacerse para la forma en la cual estos productos/servicios se mercadean y entregan al cliente, sea este empresa o consumidor final.

3. Invertir en nuevas tecnologías

Existen soluciones tecnológicas que pueden mejorar el valor agregado de los productos/servicios del negocio de manera palpable para el cliente. Invertir en ellas permitirá, en el mejor de los escenarios, abaratar costos y estar a la vanguardia en el mercado. El experto sostiene que las inversiones tecnológicas no son un fin en sí mismo. Debe estar claro el beneficio que se busca implementar con una solución digitalizada, y que la misma esté al alcance de la capacidad financiera del negocio.

4. Priorizar el uso de la banca digital

El uso de la banca digital otorga autonomía a las empresas y negocios, transparencia y mejor control de las operaciones que se realizan en el día a día, también permite optimizar el tiempo en la ejecución de las operaciones, pues brinda comodidad y accesibilidad sin restricción horaria. La practicidad, seguridad y rapidez de la banca digital para realizar todo tipo de transacciones también es fundamental en la época actual para optimizar tiempos y procesos.

5. Formalizar el negocio

La formalización se refiere al proceso de incorporación a la economía formal; es decir, al registro y concesión de licencias por parte de las autoridades, el acceso a la seguridad social para el propietario y sus colaboradores, y al cumplimiento del ordenamiento jurídico vigente en materia de impuestos y legislación laboral.

6. Invertir en la capacitación del personal

Muchas veces se relega a un segundo plano la inversión en capacitación de personal, especialmente cuando se trata de un negocio relativamente pequeño, o cuando se trabaja con presupuestos apretados. Sin embargo, al ser el equipo humano fundamental para la puesta en marcha y el éxito de cualquier proyecto, es muy importante que se destine un porcentaje de sus recursos para capacitarlo en temas que sean de relevancia para el giro del negocio. Esto aportará algunos beneficios a corto, mediano y largo plazo, como el ahorro de tiempo y dinero, el incremento del nivel de talento dentro del negocio, y la mejora del ambiente laboral.

Comparte esta noticia: