Marzo, el mes (no oficial) de la mujer en Japón

Marzo supone el despertar de Japón tras el letargo invernal. Un mes lleno de celebraciones y con un clima cada vez más benévolo.

Después de muchos años en los que hemos ido conociendo más y más costumbres y tradiciones de Japón, hemos llegado a la conclusión de que marzo es allí el mes de las mujeres (aunque por supuesto no de manera oficial) .

Y es que, durante el mes de marzo se celebran en Japón una serie de festividades que giran en torno a las mujeres como el Hina Matsuri o Día de las Niñas.

 

El 3 de marzo se conoce en Japón con el nombre formal de JōshiGenshi o Jōmi. Es una de las cinco celebraciones estacionales o gosekku establecidas por el shogunato Tokugawa (1600-1868) como festivo.

Antiguamente tenía lugar el tercer día del tercer mes del calendario lunisolar. Con la introducción del calendario gregoriano en Japón pasó a celebrarse el día 3 del tercer mes.

Así, el 3 de marzo se celebra el Hina Matsuri o Día de las Niñas, también conocido como Festival de las Muñecas o Momo No Sekku (Festivo de los Melocotones).

Una fecha en la que las familias que tienen hijas pequeñas adornan, desde mediados de febrero hasta el 4 de marzo, una zona de la casa con un conjunto de muñecas decorativas llamada hinaningyō que guardan una intrincada simbología.

De este modo se reza para pedir suerte, salud y un desarrollo sano y equilibrado para las niñas.

Como sucede con la mayoría de las costumbres en Japón, ésta también tiene su origen en China.

Japón adoptó esta costumbre dándole, desde el período Heian (794-1185), su carácter particular.

Puesto que las niñas juegan con muñecas, se creía que la mala suerte y las desgracias de las niñas se transmitían a las muñecas, por lo que deshaciendo de ellas, se alejaba la mala suerte.

Tradicionalmente, las muñecas hina (o hinaningyō) consisten en un conjunto de 15 muñecos, mostrados en orden descendente en estantes cubiertos con tela roja.

El 4 de marzo termina el festival de muñecas y es entonces cuando deben quitarse las muñecas a toda prisa, ya que se considera un mal presagio dejar las muñecas expuestas demasiado tiempo, lo que podría causar un retraso en el matrimonio de las niñas.

Fuente: Japon Secreto

Comparte esta noticia: