La innovación como estrategia frente a la crisis sanitaria y económica

Sin duda el año 2020  ha llevado al mundo a repensar muchas prácticas en todos los aspectos de desarrollo humano. Así también, el impacto de la pandemia a novel social y económico ha significado la creación de nuevas estrategias que pretenden recuperar la “normalidad” y retomar las actividades económicas que permitan a las familias llevar su sustento diario. Una publicación del Banco Interamericano de Desarrollo propone tres plantamientos clave para enfrentar la realidad post pandemia, basados en estudios e investigaciones en países de América Latina y El Caribe.

Tres lecciones para las políticas del futuro

1- La relevancia de fortalecer los ecosistemas de emprendimiento e innovación

Disponer de un ecosistema de emprendimiento e innovación robusto se ha revelado como un activo de alto valor para los países en esta coyuntura. Y así lo pueden atestiguar aquellos países y regiones de ALC que han logrado movilizar las capacidades y talentos de sus ecosistemas para generar las respuestas rápidas que la crisis sanitaria ha demandado.

2- El valor de las capacidades científicas locales

Contar con capacidad científica de excelencia también se destaca como un atributo de primer orden. Por una parte, por la importancia de la asesoría brindada por los científicos a los tomadores de decisiones en la fase de emergencia y en las futuras fases de reactivación. Pero, además, por la necesidad de adaptar las soluciones de pruebas de diagnóstico o vacunas que se están generando en otras partes del mundo, a las particularidades y condiciones locales de los países de ALC.

3- El rol las agencias de innovación para conectar desafíos y soluciones

El rol de agencias públicas de fomento a la innovación de articular las demandas de las autoridades  con las ofertas de soluciones, ha sido clave para poder enfrentar muchos de estos procesos virtuosos y reacciones rápidas.

Ideas para la reactivación

La nueva fase de desescalada y la de reactivación económica son desafiantes pues deben apoyarse en la capacidad para hacer pruebas de forma masiva y monitorear la evolución de los contagios de manera intensiva. Asimismo, se deberá trabajar en la implementación de políticas activas de seguridad y sanidad en todos los sectores de la economía, y en el desarrollo urgente de medicamentos y vacunas.

Adicionalmente, el nuevo contexto viene acompañado de una disminución de los flujos de comercio internacional y de una reconfiguración de las cadenas globales de valor, lo cual va a afectar aún más a las empresas de la región. En este momento es una prioridad tener el máximo nivel posible de digitalización de los sectores económicos.

Estas medidas apuntan a dotar rápidamente a una masa crítica de empresas de las capacidades digitales para continuar operando de manera ininterrumpida en el contexto de la pandemia. Consisten en facilitar asistencia técnica, capacitación, servicios tecnológicos, información, espacios de prueba y recursos no reembolsables para ayudar a las empresas a:

  •  Implementar el teletrabajo
  • Realizar ventas y compras a través de plataformas digitales
  • Organizar y gestionar los procesos productivos en forma remota,
  • Reforzar la ciberseguridad y el acceso a internet de calidad en los hogares de los trabajadores.

Esta agenda digital se viene desarrollando con fuerza en los países desarrollados, por lo que el despliegue de estas nuevas intervenciones ha sido más rápido que en ALC. Además de responder a la emergencia sanitaria con innovación, también resulta necesario pensar cómo la innovación y las startups pueden ayudar a la recuperación de la actividad económica en la región en el mediano y largo plazo.

Uno de los mayores desafíos que plantea un contexto como este para los ecosistemas de innovación y emprendimiento en América Latina y el Caribe (ALC) tiene que ver con la capacidad de coordinación de los diferentes actores de cada ecosistema para dar respuestas ágiles tanto a las emergencias como a las necesidades más sofisticadas que van surgiendo. Y esto es particularmente complejo ante circunstancias que impiden que los agentes puedan encontrarse físicamente para resolver el problema de coordinación en forma rápida.

En Ecuador, la empresa Seguros Equinoccial, con 45 años de historia en el mercado,  recibió el Latin Insurance Summit 2020 ; su gerente general, Andrés Cordovez  fue reconocido como el ejecutivo más innovador en la industria de seguros en la Región, condecoración que se otorga a la innovación en cada una de las regiones de América Latina.

Herramientas y soluciones tecnológicas implementadas por la compañía como AutoConectado, la firma electrónica y la póliza electrónica, otorgan facilidades a sus clientes. Como parte de su modelo de innovación, Seguros Equinoccial tiene una experiencia de ocho años en prácticas de teletrabajo: en el 2012 pusieron en marcha un plan piloto de 3 meses, en el 2014  lo aplicaron como una modalidad organizacional.

Como resultado, mejoró la productividad de sus colaboradores en un 20% y 30%. Cordovez menciona que la colaboración, la agilidad y el pensar en las necesidades actuales del cliente son las bases para una transformación digital. “Cuando resolvemos los dolores que nuestros clientes tienen en sus actividades cotidianas, ahí es donde se potencia el cambio o transformación.” señala el ejecutivo.

Camilo Pinzón, presidente del Directorio de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación (AEI) y  también director general de la Escuela de Negocios (EDES) de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL),  señaló que las empresas ecuatorianas enfrentan el desafío de innovar su labor u na vez que finalice la emergencia sanitaria. Para lo cual requieren personal con capacidad de adaptación a la transformación digital.

Para que las empresas se adapten a estas nuevas realidades es fundamental que se abran hacia lo digital, que potencien canales digitales y exploren nuevos mercados y modelos de negocio. Para la empresa todo esto implica contar con un profesional que sea parte del “liderazgo del mañana”, que adquiera nuevas habilidades y competencias en cuanto a innovación.

El experto indica que actualmente el entorno empresarial ecuatoriano aún no se ha adaptado a la innovación ya que durante varios años confiaron en el que nicho de mercado no iba a cambiar. Sin embargo, la pandemia del COVID-19 generó una crisis sanitaria que aceleró los procesos de transformación digital, situación para la que muy pocas empresas estuvieron preparadas

Como una respuesta a la crisis económica generada por la pandemia, el Municipio de Quito, a través de la Unidad Patronato Municipal San José, ejecuta el servicio de capacitación virtual ‘Emprendimientos Quito Solidario’, dirigido a personas en situación de vulnerabilidad que buscan una fuente de ingresos económicos.

Este servicio, que se suma a los talleres virtuales que la institución viene ejecutando desde el inicio de la emergencia sanitaria, tiene el propósito de acompañar a jóvenes, adultos jóvenes, adultos mayores, personas con discapacidad, o en situación de movilidad humana, en el desarrollo o fortalecimiento de sus emprendimientos, como una alternativa para mejorar su calidad de vida.

inició este mes de julio con más de 30 talleres virtuales gratuitos, para capacitar a emprendedores y posteriormente promocionar sus productos. Cuenta con seis fases: expectativa, registro, capacitación, innovación, ejecución y vinculación, que permitirá desarrollar la productividad y generar un plan de negocios acorde a las destrezas de los participantes mayores de 18 años, que se han visto afectados por la pandemia.

Comparte esta noticia: