Dormir mal te enfermará

Los problemas de sueño son considerados por la Organización Mundial de Salud (OMS) como una epidemia mundial.

Dormir menos horas que las recomendadas para descansar bien, podría derivar en problemas neurológicos y cardiovasculares.

Según la OMS 4 de cada 10 personas duermen mal en el mundo, y solo el 5 por ciento de esas personas han buscado ayuda profesional. En la mayoría de los casos, la situación empeoró con la pandemia del coronavirus, por el miedo a morir por esa enfermedad.

Según la neuróloga del Hospital Italiano y autora del libro ´La ruta del sueño´, Stella Maris Valiensi, citada por la agencia de noticias Infobae, las personas están preparadas para dormir un tercio de sus vidas y, la privación del sueño, puede tener importantes consecuencias.

Valiensi asegura que “durante el estado del sueño la persona recupera la energía, disminuye la presión arterial e incrementa las hormonas anorexígenas.

Consejos para un sueño saludable:

1. Establecer un horario fijo para acostarse y levantarse. Los horarios no fijos aumentan las dificultades para conciliar el sueño.
2. Permanecer el la cama el tiempo suficiente.Si después de 30 minutos de acostarse no logra dormir, salga del dormitorio lea o mire TV y cuando vuelva el sueño, regrese a la cama y duerma lo antes posible.
3. Evite las siestas, y si lo hace después de comer, que esta no sea superior a 30 minutos.
4. Cuando ya esté en la cama, evite ver TV, leer, escuchar radio, comer, hablar por teléfono… El cerebro necesita asociar la cama con el sueño.
5. Hacer ejercicio por lo menos una hora al día, es importante, pero este debe realizarse hasta por lo menos tres horas antes de dormir. Si la actividad física es vigorosa, pocas horas antes de acostarse, el sistema nervioso puede activarse y evitar conciliar el sueño.
6. Realizar actividades de favorezcan el sueño, como lavarse los dientes, ponerse la pijama, preparar la ropa que utilizará el día siguiente o bañarse.
7. Las bebidas con cafeína como las gaseosas, el café, el alcohol, el tabaco prejudican la salud y el sueño.
8. Mantener el domitorio en una temperatura agradable y con niveles mínimos de luz y ruido.
9. Acostarse dos horas después de haber cenado. No tomar líquidos en exceso al llegar la noche. El hambre y las comidas copiosas alteran el sueño.

Stella Maris Valiensi recomienda no automedicarse y acudir al especialista para buscar ayuda.

Comparte esta noticia: