Día Mundial del Lavado de Manos, hoy más importante que nunca

La Organización Panamericana de la Salud conmemora cada 15 de octubre, el Día Mundial del Lavado de Manos con la finalidad  concientización y comprensión de la importancia del lavado de manos con agua y jabón como un medio efectivo y asequible para prevenir enfermedades y salvar vidas.

La Organización Mundial de la Salud señala que el 85% de las causas de enfermedades y muertes en el mundo, se asocian con el agua contaminada o la falta de acceso a agua potable. Cada año, enfermedades asociadas al consumo de agua no potable como disentería o diarrea provocan la muerte de 3 millones de personas, especialmente en los niños que son el grupo poblacional más vulnerable.

La práctica  del lavado de manos se convierte en una herramienta poderosa en la reducción de la mortalidad infantil, reduce en un 50% la incidencia de las tasas de diarrea en niños menores de 5 años y disminuye las infecciones respiratorias a un 25%. Según estadísticas de la Unicef, estas enfermedades causan la muerte de 3,5 millones de niños y niñas cada año en países en desarrollo e industrializados.

Lavado de manos y el Covid-19

Los virus respiratorios como la enfermedad por coronavirus (COVID-19) se contagian cuando pequeñas gotas que contienen el virus entran en el cuerpo a través de los ojos, la nariz o la garganta. Es común que el virus se transmita fácilmente de una persona a otra a través de las manos, pues estas están  continuamente en contacto con superficies expuestas al virus .

Por eso, organismos de salud a nivel mundial recomiendan que durante esta pandemia, una de las formas más baratas, sencillas e importantes de prevenir el contagio de un virus es lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.

Esta es la forma correcta para lavarse las manos

  • Paso 1: Mojarse las manos con abundante agua
  • Paso 2: Aplicar una cantidad suficiente de jabón para cubrir las manos mojadas
  • Paso 3: Frotar por toda la superficie de las manos (el dorso, el espacio entre los dedos y debajo de las uñas) durante, al menos, 20 segundos
  • Paso 4: Retirar el jabón de las manos con abundante agua
  • Paso 5: Secarse las manos con un paño desechable limpio o una toalla de un solo uso

Si por alguna razón, no dispones en el momento de agua y jabón, también te puede ayudar aplicarte gel antibacterial con mínimo de alcohol del 60%. Frótate las manos durante al menos 20 segundos para asegurarte de cubrir toda la superficie.

¿Con qué frecuencia debo lavar mis manos?

  • Al sonarte la nariz, toser o estornudar
  • Después de visitar un espacio público, como transportes, mercados y lugares de culto
  • Cuando tocas superficies fuera de tu hogar
  • Antes y después de cuidar a una persona enferma y también mientras la estés cuidando
  • Antes y después de comer
  • Después de ir al baño
  • Después de estar en contacto con la basura
  • Después de tocar animales y mascotas
  • Siempre que tengas las manos visiblemente sucias

 

Comparte esta noticia: