Bill Gates: el cambio climático será «tan mortífero» como el coronavirus en 2050

El fundador de Microsoft y filántropo ha lanzado una alarmante advertencia: dice que «para el año 2050 el cambio climático podría resultar tan mortífero como el nuevo coronavirus, y para 2100, cinco veces más mortífero».

Eta nueva teoría de Bill Gates aparece en su nuevo libro ‘Cómo evitar el desastre climático. Las soluciones que ya tenemos y los avances que aún necesitamos’.

El empresario es muy claro en sus teorías y cree que debemos actuar ya para evitar el desastre y «las peores consecuencias» del cambio climático en esta década para contribuir a impulsar el objetivo de la neutralidad climática. «No será una tarea sencilla, pero está a nuestro alcance si seguimos sus pautas», señala.

«Tras haber estudiado el problema y haber invertido en empresas de energía limpia durante más de una década, creo que podemos evitar las peores consecuencias del cambio climático. El mundo es perfectamente consciente del problema y se están fijando objetivos muy ambiciosos para solucionarlo. Lo que necesitamos es un plan para alcanzar estos objetivos. Un plan que tenga en cuenta todas las complejidades y las encare», ha manifestado el co-presidente de la Fundación Bill & Melinda Gates.

Gates, creador de la compañía Breakthrough Energy opina también que la tarea es «titánica» y debe ser realizada con «mucha mayor rapidez» y, para ello se necesitarán «multitud de avances en ciencia y en ingeniería» acompañado de la construcción de un consenso que «no existe» e instaurar «políticas públicas para impulsar una transición que de otro modo jamás se produciría».

Por otro lado, explica a los ciudadanos que, a título individual, cada uno puede mejorar las cosas con acciones como por ejemplo conducir coches eléctricos o comer hamburguesas vegetales, para demandar al mercado «alternativas neutras en carbono». De ese modo, confía en que las empresas dedicarán más dinero y tiempo en fabricar productos bajos en emisiones. «Sin este mensaje de la demanda, las innovaciones en las que invierten los gobiernos y las compañías jamás saldrán al mercado, o ni siquiera llegarán a desarrollarse», justifica.

Comparte esta noticia: