Tips para controlar o prevenir el acné en la adolescencia

La adolescencia es una etapa de diversos cambios, entre físicos y psicológicos “además de tratarse de un problema estético y médico, tiene una importante repercusión emocional”

Precisamente en esta etapa hace la aparición uno de los problemas dermatológicos más comunes: el acné. A decir de Gregory Celis, Director Médico de Laboratorios Bagó además de tratarse de un problema estético y médico, tiene una importante repercusión emocional ya que el adolescente se preocupa mucho más de su imagen en este ciclo de su vida”.

Frente a esta situación, la Dirección Médica de Laboratorios Bagó comparte tips para prevenir o controlar el aparecimiento del acné.

 

El acné es considerado como una enfermedad de la piel que surge cuando los folículos pilosos (los agujeros de donde surgen los vellos) son obstruidos por grasa o células muertas de la piel. Este taponamiento de los poros genera inflamación, lo que comúnmente es conocido como un “grano”. Incluso pueden llegar a tener desde pus blanca hasta amarillenta.

 

  • Si bien el acné se presenta a cualquier edad, es más común en la etapa de transición de la niñez a la adultez (entre los 14 a 18), ya que está atravesada por un importante cambio hormonal. Existe mayor predisposición a padecer acné durante el ciclo menstrual y el embarazo.
  • El acné puede aparecer en cualquier zona del cuerpo, pero es más frecuente en el rostro. Los otros sitios más comunes son la espalda y el pecho.

 

EL IMPACTO EMOCIONAL DEL ACNÉ EN LOS ADOLESCENTES:

En los adolescentes representa varios sentimientos negativos, debido a que genera imperfecciones a nivel estético y en una etapa en la que su personalidad se está forjando. Para la mayoría de los jóvenes es muy difícil sobrellevar esta situación, ya que es imposible disimular, por ello que se derivan problemas como angustia, depresión, soledad, timidez, baja autoestima, entre otros. “En el caso de que el adolescente caiga en un cuadro de depresión se recomienda que el tratamiento vaya acompañado de ayuda psicológica, para que sus emociones y personalidad, vuelvan a su equilibrio”, señaló Gregory Celis.

 

  • Además, es importante que el adolescente, así como su entorno familiar, reconozcan el nivel del acné que padece de modo que se lo pueda tratar a tiempo y de manera eficaz. Para entender de manera simple, Celis explica los tres tipos de acné existentes:

 

  • Acné leve: Se presenta en menos de un 5% a 10% de cubrimiento de la piel del rostro. No presenta pus y no requiere de un especialista, ya que resulta esporádico.

 

  • Acné moderado: Cubre la cara en un gran porcentaje, abarcando entre un 20% a 40% de la piel. Requiere de la atención de un especialista.

 

  • Acné severo: Conocido como acné conglobata, muestra protuberancias altas y escandalosas en la cara. Debe ser tratado con un especialista, y tratamiento farmacológico adecuado para combatir la exacerbación a más partes del rostro.

 

SOBRE LOS FACTORES QUE INCIDEN EN EL APARECIMIENTO DEL ACNÉ:

  • Entre otros de los factores que también influyen para el aparecimiento del acné se encuentran:
  • Herencia genética: Aunque es difícil precisar este factor, podría relacionarse. Si los padres presentaron un acné severo, sus hijos están mayormente predispuestos a padecerlo.
  • Uso de maquillaje incorrecto: Cuando la piel sufre de acné, la piel genera mayor cantidad de sebo, que forma una pasta espesa que taponan los poros, por lo que, al usar el maquillaje incorrecto, las sustancias cosméticas agravarán aún más la situación. Por ello que se deba usar el maquillaje ideal para el tipo de piel, previamente recetado por un dermatólogo.
  • Malos hábitos de limpieza: En este punto se encuentran prácticas incorrectas como no lavarse bien las manos y por ende manipularse los granos. Poner en contacto la piel con objetos contaminados (celular, brochas de maquillaje sucias). La limpieza excesiva también puede provocarlo, ya que implica que la piel pierda las sustancias naturales que la protegen de agentes externos.

Otras causas: Administración de fármacos. Descontinuar la administración de píldoras anticonceptivas, etc.

 

RECOMENDACIONES PARA PREVENIR O CONTROLAR EL ACNÉ:

  • Es fundamental no manipular los granos con, ya que el contacto puede provocar infección, lo cual termina dificultando la cicatrización normal del acné, y por ende puede dejar cicatrices. Además, es fundamental mantener las manos limpias.
  • Lavarse la piel con jabones no grasosos, o limpiar con un gel especializado; de no contar con estos implementos es suficiente usar agua fría.
  • Hidratar la piel por dos vías, interna y externa. La primera implica consumo de agua durante el día (se puede llevar a cabo mediante pequeños sorbos en todo el día); y, la segunda, a través del lavado de la cara, sin llegar a exagerar con la limpieza, ya que se reseca la piel.
  • Uso de maquillaje adecuado: Su uso no está prohibido, sino que debe ser recetado por un médico dermatólogo.
  • Cuidarse del sol: Existe la creencia de que el sol ayuda a cicatrizar de manera rápida los granos, sin embargo, es falso. Al contrario, la alta exposición puede dañar la piel aún más.
  • Acudir a un especialista médico y no automedicarse: Ante la presencia de acné moderado a severo, es importante que el adolescente no se automedique ya que no conoce su comportamiento hormonal, ni las necesidades de su piel. Por ello que debe contar con la asistencia de un especialista que evalúe su situación y determine su tratamiento y seguimiento.
COMPARTE ESTA HISTORIA

Acerca del Autor

Liz Mosquera

Liz Mosquera

Creadora de historias, periodista y comunicadora social. Viajar y fotografiar. Amante de los libros y el café. Lo que no comunica, no existe.

Noticias Relacionadas