¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando retienes una flatulencia?

¿Alguna vez has estado en una situación en la que “soltar un gas” sería demasiado embarazoso y por tanto has tenido que contener un pedo?

La profesora de nutrición y dietética en la Universidad de Newcastle Clare Collins, acaba de publicar un interesante artículo sobre lo que le sucede a nuestro cuerpo cada vez que intentamos retener una flatulencia. Seguramente nada bueno, ya que todos somos conscientes de la acumulación de presión y la incomodidad que ello supone.

¿Pero sabíais que al hacerlo se desencadena una acumulación de gas intestinal que puede provocar una distensión abdominal, en la que parte del gas se reabsorbe en la circulación y se exhala través de la respiración?

No obstante, no podemos escapar a nuestro destino. Puede que la educación y la fisionomía estén en guerra constante, pero la primera tiene todas las de perder si no se alía con la intimidad, que nos permite dar rienda suelta a nuestros “subproductos” en lugares que no incomoden a los que nos rodean. Ha de ser así, porque mantener los gases durante demasiado tiempo implica que la acumulación terminará por hacerse incontrolable, lo cual dará lugar a un pedo de proporciones épicas.

Los trabajos de investigación no aclaran si el aumento de la presión en el recto aumenta la probabilidad de desarrollar una afección llamada diverticulitis, en la que se desarrollan pequeñas bolsas en el revestimiento intestinal que se inflaman, o si no tiene importancia alguna.

Las flatulencias, los pedos y las ventosidades (amén de 100 sinónimos más) se refieren a los gases intestinales que ingresan en el recto debido a los procesos gastrointestinales habituales del cuerpo (digestión/metabolización) que luego salen por el ano.

A medida que el cuerpo digiere los alimentos en el intestino delgado, los componentes que ya no se pueden descomponer se a lo largo del tracto gastrointestinal y, finalmente, alcanzan una parte del intestino grueso llamada colon. Allí, las bacterias intestinales descomponen algunos de sus contenidos por fermentación.

Este proceso produce gases y subproductos llamados ácidos grasos que se reabsorben y utilizan en secuencias metabólicas relacionadas con la inmunidad y la prevención del desarrollo de enfermedades.

Los gases pueden reabsorberse hacia el sistema circulatorio a través de las paredes intestinales y finalmente exhalarse a través de los pulmones o excretarse a través del recto, en forma de flatulencia.

Fuente. Yahoo

COMPARTE ESTA HISTORIA

Acerca del Autor

Liz Mosquera

Liz Mosquera

Creadora de historias, periodista y comunicadora social. Viajar y fotografiar. Amante de los libros y el café. Lo que no comunica, no existe.

Noticias Relacionadas