Más de 1200 muertos fueron el resultado del terremoto de 7,5 y tsunami en ocurridos en Indonesia el pasado viernes. A la tragedia se suman varios saqueos en Palú, una ciudad costera de la Isla de Célebes, donde la policía tuvo que intervenir con gases lacrimógenos y disparos para dispersar a la gente.

Los sobrevivientes , que necesitaban  agua , comida y cuidados médicos entraron a los negocios cerrados para sacar alimento . La policía, que observaba los hechos, permitió los saqueos los dos primeros días luego del suceso y, con la llegada de donaciones de alimento, ahora deben restablecer la Ley.

Es palpable la desesperación de los sobrevivientes  de Palú  y de muchos más en Indonesia que lo han perdido todo, caminan kilómetros y suben montañas en su afán de encontrar algo recuperable.  Hay quienes también se acopian en los edificios con electricidad y hacen largas filas en busca de agua y comida y esperan ser tomados en cuenta.

 

 

COMPARTE ESTA HISTORIA

Acerca del Autor

Ana Lucia Moya

Noticias Relacionadas