La triste historia del delfín que intentaba tener sexo con los bañistas de una playa

Hace unos días se supo de la historia de Zafar, el delfín que se había puesto demasiado cariñoso con los bañistas de una playa en la Bretaña francesa

Tanto, que habían tenido que cerrarla. Sin embargo, detrás del relato de este aparente mamífero marino calenturiento, hay mucho más.

Zafar nunca había sido agresivo

De hecho, no lo es ahora, pero su comportamiento sexual buscando el roce hace que, según los expertos, pueda repercutir en una escena donde algún bañista salga herido.

El interés del delfín en los humanos parece estar impulsado por la necesidad de una compañía de naturaleza íntima, razón por la que se ha visto a Zafar tratando de frotarse con nadadores y botes. En otros casos, el delfín incluso impidió que una mujer volviera a la orilla (más tarde fue rescatada en un bote) o sacó a otra chica del agua con la nariz, según los medios locales.

Por todo ello, y tras hablar con varios expertos, al alcalde de Landevennec, Roger Lars, prohibió nadar y bucear cerca de la costa del pueblo cada vez que se ve a Zafar en la zona.

Lo cierto es que este tipo de travesuras “agresivas” no son inusuales para un delfín en la situación de Zafar. Tal y como ha explicado Elizabeth Hawkins, investigadora principal de Dolphin Research Australia, a The Washington Post:

Zafar es lo que llamamos un “delfín solitario sociable”, lo que significa que por alguna razón ha sido aislado de otros delfines y ahora es un “paria social”. El delfín busca el afecto, la necesidad, anhela el contacto social de cohortes, y esa necesidad no se cumple.

Por eso trata de probar diferentes comportamientos hacia los humanos para tratar de lograr esa satisfacción social, y es entonces cuando pueden surgir comportamientos extraños.

 

Se ha observado que los delfines y las diferentes especies de ballenas se frotarán contra objetos con lo que parece ser algún tipo de satisfacción sexual.

Image: Pixabay

 

Lo que cuenta la investigadora no es nuevo. En el año 2003, con la publicación del libro Marine Mammals: Fisheries, Tourism and Management Issues, los investigadores encontraron que de 29 “delfines solitarios y sociables”, al menos 13 tenían “períodos de conductas sexuales mal dirigidas hacia humanos, boyas y/o embarcaciones”.

Lo mejor que se puede hacer con él en estos momentos, según Hawking, es no interactuar con él y “esperar que pueda reanudar el comportamiento natural nuevamente”, zanjó la investigadora.

 

COMPARTE ESTA HISTORIA

Acerca del Autor

Liz Mosquera

Liz Mosquera

Creadora de historias, periodista y comunicadora social. Viajar y fotografiar. Amante de los libros y el café. Lo que no comunica, no existe.

Noticias Relacionadas