La hazaña del holandés que nadó 55 horas en aguas contaminadas para recaudar fondos contra la leucemia

El campeón olímpico de natación Maarten van der Weijden recorrió 163 de los 200 kilómetros que tenía previstos al contraer una enfermedad intestinal por la calidad del agua

Elfstedentocht (la Vuelta de las Once Villas, en neerlandés), es la carrera de resistencia por antonomasia de Holanda. Se celebra en la provincia de Frisia, con patines, cuando el hielo tiene el grosor suficiente, a lo largo de los cursos de agua que bordean las poblaciones.

Maarten van der Weijden, campeón olímpico de natación en 2008, en Pekín, en la modalidad de 10 kilómetros en aguas abiertas, ha intentado completarla ahora practicando su deporte favorito, pero ha terminado en el hospital. Cuando había cubierto 163 de los 200 kilómetros del recorrido, la mala calidad de agua (con presencia de la bacteria E.coli) le ha puesto enfermo.

Los pies del nadador, tras abandonar la prueba.

Su hazaña, sin embargo, encaja en la tradición de un evento donde, esta vez sí, lo importante es participar. Maarten tiene 37 años, superó una leucemia en la juventud, y ha conseguido recaudar de este modo 3,5 millones de euros para luchar contra el cáncer.

Van der Weijden tenía previsto estar en el agua unos tres días a partir del 18 de agosto, y los vecinos no le han dejado solo. Al final, nadó 55 horas arropado durante el día por el público desde la orilla.

Por la noche, han iluminado el cauce para que no se perdiera. Hasta un millar de nadadores aficionados pensaban acompañarle, pero los patrocinadores se dieron de baja al comprobar las condiciones de salubridad del agua. Ferd Crone, alcalde de Leeuwarden, capital de Frisia, y la ciudad donde debía concluir la carrera, admitió que “meterse en esas aguas es peligroso para la salud”, pero el antiguo campeón olímpico no se arredró. Solo le ha rendido una descomposición intestinal seria, que ha llevado a los médicos a impedirle continuar

Resultado de imagen para Así quedaron las manos y los pies del nadador holandés Maarten Van der Weijden

El patinaje de velocidad sobre hielo es uno de los deportes de mayor tradición en el país, y Elfstedentocht tiene ecos casi legendarios, así que el atleta ha mantenido en vilo al país. Cuando lo recogieron el pasado día 20 para llevarlo al hospital, todo eran aplausos y sonrisas. No había llegado a la meta, pero “es un tipo increíble y un gran deportista”, ha dicho el primer ministro, Mark Rutte. “Gracias, Maarten”, coreó el público, cuando iba ya en camilla.

Aunque tuvo que cabecear en el agua debido al esfuerzo, Van der Weijden cubrió a 4,5 kilómetros por hora los tramos paralelos a las villas. En lugares más alejados iba a 4 kilómetros. Su equipo ha colgado en las redes sociales comentarios sobre la carrera y asegura que “incluso sin haberla podido terminar, ha logrado algo único”.

“De todos los gigantes que hemos visto estos días en Frisia, Maarten es el mayor”, ha añadido Rutte, refiriéndose a los desfiles que han conmemorado, en Leeuwarden, su condición de Capital Cultural Europea en 2018.

COMPARTE ESTA HISTORIA

Acerca del Autor

Sindy Cornejo

Noticias Relacionadas