Alonso, que salió desde la séptima línea, fue golpeado por detrás por el monoplaza de Hulkenberg, y su McLaren salió disparado por los aires afectando asimismo al monegasco Charles Leclerc (Sauber).

Tanto el bicampeón del mundo asturiano como los otros dos pilotos afectados salieron sin daños aparentes de sus monoplazas. Hulkenberg y Leclerc también se retiraron de la carrera.

El australiano Daniel Ricciardo (Red Bull), involucrado indirectamente en el accidente, tuvo que pasar por boxes para reparar piezas de su monoplaza. El accidente recordó a otro sufrido por Alonso en 2012 en la salida del GP de Bélgica.