Aghori, la tribu caníbal que come cráneos humanos y consume marihuana

Tres son los elementos que definen a la secta indú Aghori al momento de realizar sus rituales espirituales: cantar mantras, fumar marihuana, y —en días especiales— comer carne humana como ofrenda a su dios Shiva.

Esta grupo tiene origen en el siglo V A.C. Los aghori siempre han  seguido la filosofía de Shiva, el dios de la destrucción en la religión hindú. Ven la belleza en todo, no tienen miedo o repulsión y no aceptan la homosexualidad, pero tratan de alejarse de la discriminación.

Cuando consumen carne humana prueban que nada es profano o ajeno a Shiva, ellos creen que el cadáver carece del alma que una vez tuvo.

AL momento de hacer sus rituales, la secta utiliza un cráneo o kapala como tazón para comer y  beber. La kapala les recuerda que todo es hermoso y puro, porque Shiva está presente en todo.

Esparcen en su cuerpo ceniza de cremaciones humanas; para ellos, es el estado más puro del mundo físico. Asimismo, la carne humana es considerada parte de un ritual sagrado que no comparten con otras personas. Durante la luna nueva, los Aghori cantan mantras, ofrecen alcohol y cannabis al fuego sagrado, como solía hacer su dios.

Se preparan con un gurú durante 12 años, él les enseñará las prácticas de los Aghori. Los adeptos viven en calidad de nómadas, alejados de cualquier lazo que los una con su familia y deben abstenerse a cualquier práctica sexual, porque los aleja de aumentar su energía espiritual.

A pesar de que sus prácticas para occidente y otras culturas son escandalosas, los valores del hombre Aghori le prohiben hacer daño a cualquier ser viviente. En la India, son considerados hombres santos que tienen poderes espirituales que le dan la capacidad de curar y salvar vidas de personas con enfermedades mentales o físicas

Si te gustó conocer sobre los Aghori, puedes ver este pequeño documental que muestra más sobre sus extrañas costumbres.

COMPARTE ESTA HISTORIA

Acerca del Autor

Estefanny Flores

Noticias Relacionadas