La confesión de Nikolai Naumov, ex presidente del Lokomotiv, generaron una verdadera revolución en Rusia. Es que a partir de sus declaraciones a Sport Express, la afición del equipo de Moscú se enteró que Neymar pudo haberse sumado al club cuando apenas era una promesa de 17 años y despuntaba su talento en Santos. Y por una cifra mucho más baja que los USD 273 millones que el PSG le pagó a Barcelona para hacerse de sus servicios.

Los directivos de Lokomotiv lo observaron en un torneo juvenil, pero no terminaron del todo convencidos. “10 millones, quizás algo más, 12, era lo que nos pedían. Y gastar esa cantidad en un joven de otro continente…  no sabíamos cómo se iba a adaptar a Rusia”, detalló Naumov.

El astro brasileño, de 26 años, nunca se destacó por su contextura física. Y esa característica terminó resultando trascendental para la decisión del Lokomotiv. “Era tan frágil, era un tipo pequeño. Y rechazamos su candidatura”, argumentó el ex titular del club que hoy, seguramente, debe de estar arrepintiéndose, por el negocio que dejó pasar, y por no haber disfrutado de Ney con la casaca de su institución.

Lo peor es que la determinación estuvo ligada a la apuesta por un joven valor del club que lejos estuvo de transformarse en una estrella planetaria. “Alan Gatagov, en esos momentos, no parecía peor que Neymar”, afirmó Naumov.

Gatagov (de rojo), la promesa rusa que no fue

 

Gatagov, mediocampista ofensivo de 27 años, jugó tres años en el Lokomotiv, en los que disputó 48 partidos y anotó… cuatro goles. Hoy milita en el Vevadia Tallinn de Estonia. La apuesta, a todas luces, no fue la acertada.

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here