Desde que comenzó a sonar el nombre de Fidel Martínez, muchos fueron a buscarlo, porque si bien tuvo pasajes por la selección de Ecuador, el atacante ecuatoriano no es un hombre muy conocido por estos lados.

Lo cierto es que la contratación es un hecho y a la espera de la única firma que falta para que el jugador arribe a Uruguay, muchos habrán pensado que hace mucho tiempo que un ecuatoriano no pisa Los Aromos.

En verdad no hace tanto que un futbolista ecuatoriano estuvo en Peñarol, pero su pasaje fue tan fugaz y su participación tan escasa, que muchos no lo recordarán.

Se trata de Miller Castillo. El ecuatoriano llegó a Peñarol en 2011 y estuvo en el club solamente seis meses. El delantero llegó con condiciones de ser un jugador muy veloz para revolucionar el ataque aurinegro, pero pasó más en las inferiores del club que en la Primera. Su estancia fue de junio a diciembre de 2011 para luego volver a su país, tras haber llegado a Peñarol proveniente del fútbol mexicano.

Antes de él sí hacía mucho tiempo que un jugador ecuatoriano no vestía los colores aurinegros. El anterior a Castillo fue Polo Carrera.

Llegó a principios del 1968 y se marchó a comienzos de 1970, recalando en River Plate de Uruguay.

El delantero tuvo una estancia un poco más prolongada, pero de todas maneras no pudo marcar una importante difererencia en el club luego de haber llegado proveniente del Barcelona de Guayaquil. Pese a eso, en su país y en la selección fue uno de los jugadores más destacados del fútbol ecuatoriano.

Si hablamos de ecuatorianos destacados y en Peñarol, llegamos al último nombre de esta lista y es nada menos que una gloria aurinegra: Alberto Spencer. Luego de pasar por el Everest de su país, donde anotó la increíble cifra de 101 goles en 90 partidos, Peñarol puso los ojos en él y terminó concretando su llegada en 1960.

Sus diez años en el club lo convirtieron en una de las máximas figuras de la historia del club y quienes lo vieron jugar seguramente recordarán muchos de sus 326 goles con la casaca aurinegra, donde se alzó con ocho campeonatos uruguayos, además de levantar tres veces la Copa Libertadores y haberse consagrado campeón del mundo en dos ocasiones.

Entre otras cosas, sus actuaciones consagratorias en Peñarol le valieron convertirse en el máximo goleador de la historia de la Copa Libertadores, logro que aún mantiene con 54 goles.

Luego de este repaso, salta a la vista que desde Ecuador siempre llegaron delanteros, unos con más éxitos y otros con menos. Fidel Martínez se calzará la aurinegra en pocos días con el objetivo de lograr al menos algo de lo que hizo Spencer.

Fuente: Ovación

Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here