Después del último concierto de su gira “Fuerza Natural” en Venezuela, Gustavo Cerati no volvió a cantar más 

Resultado de imagen para gustavo cerati último concierto

 

En la Universidad Simón Bolívar, en el sureste de Caracas, fue el escenario en el que Gustavo Cerati dio su último concierto un 15 de mayo de 2010.

Esta era la última fecha de su gira en Venezuela  llamada “Fuerza Natural”.

Al finalizar la presentación, poco después de bajarse de la tarima, el guitarrista y líder argentino de Soda Stereo, sufrió un accidente cerebrovascular y entró en un estado de coma que duró casi cuatro años y medio.

El concierto, que duró aproximadamente dos horas, llegó a su fin con la canción “Un lago en el cielo”, que Cerati presentó como “un regalo para todos, no mío, de la naturaleza”.

Después del  intenso solo de guitarra, Cerati mencionó sin saber, las que serían sus últimas palabras al público, al tiempo que enviaba un beso volado a sus seguidores: “Chao Venezuela, hasta la próxima, chao”.

BBC Mundo conversó con algunos asistentes a ese concierto, quienes compartieron impresiones y recuerdos de aquel recital.

“Estábamos tan cómodos con Cerati”

María Alejandra Moleiro, 34 años, arquitecto

maría alejandra moleiro

“Uno estaba ya tan cómodo con Cerati, que en esa oportunidad, como el concierto estaba super lleno y todo el mundo estaba aglomerado adelante, el grupo en el que estábamos nos fuimos más atrás.

Recuerdo que lo que dijimos fue lo impresionante que era que uno pudiera estar relajado tomándose una cervecita ahí como si estuvieras en una reunión y con Cerati montado en una tarima tocando como si estuvieras escuchándolo en tu casa.

Ese concierto tuvo esa energía característica de él. Yo creo que él es un personaje que se transformaba en la tarima, siempre se apoderaba de la tarima, siendo él o siendo Soda Stereo.

Uno siempre tuvo la expectativa de que esa energía que él tenía cuando se presentaba en vivo a lo mejor lo ayudaba un poquito a recuperarse de ese mal trance”.

“Gustavo decía que tenía cosas en la cabeza”

Rafaél Monsalve, 43 años, administrador

rafael monsalve

“Ese concierto se hizo en una zona montañosa del sureste de Caracas y con las luces y eso habían muchas mariposas y animalitos voladores que se le estaban enredando a Cerati en el cabello y él justo dijo, muy simpáticamente, que tenía muchas cosas en la cabeza.

De ese concierto me impresionó la energía que demostraba sobre la tarima y la expresión de euforia que él llevaba.

Esa noche fue muy eufórica. Gustavo preguntaba: ‘Bueno, ¿dónde va a ser la rumba?’ Porque esa era parte de la celebración del cierra de la gira de Fuerza Natural.

Era muy de pana, muy íntimo entre el público y los músicos en la tarima. Seguramente que para un músico saber que está cerrando una gira, en ese último concierto descarga mayor energía y desborda con mayor adrenalina.

Creo que parte de la pista de sonido de mi vida tiene la música de Soda Stereo y la de Cerati en particular”.

“No pensábamos que no volvería a cantar”

Patricia Rodríguez, 35 años, consultora de telecomunicaciones

patricia rodriguez

“Ese fue mi primer concierto con Gustavo Cerati (…) Fue algo muy normal, con excepción de la última canción, cuando él se sentó en un banco alto, tenía una cerveza en la mano y el micrófono en la otra y cantó sin mucha emoción. Terminó, así, y nos quedamos esperando que cantara otra, pero no hubo más. Todos aplaudimos y cuando vimos que no había movimiento, nos fuimos.

Yo iba a asistir con dos amigos del trabajo a la fiesta que dan después del concierto y nos llamaron para decirnos: “mira, no se va a hacer el after party porque Cerati está en el hospital”. Eso fue dos horas después de que el concierto haya terminado. No lo podíamos creer. Cuando estábamos decidiendo en qué auto nos íbamos a la fiesta fue que nos llegó el mensaje.

No teníamos idea de la gravedad de su estado de salud en ese momento. Pensábamos que se había descompensado o que le dolía la cabeza, pero nunca que no iba a volver a cantar, jamás”.

Un estilo particular

El impacto de Cerati en la música del continente fue ante todo como guitarrista. Según la visión del crítico de rock colombiano Eduardo Arias.

“Trajo nuevas técnicas para tocar la guitarra”, bajo la influencia de  británicos como The Specials, The Police o The Cure.

“En una época en que el rock latinoamericano estaba muy volcado hacia el folclor, Cerati fue el gran abanderado de los ´sonidos británicos´”, mencionó Arias.

“Enseñó la importancia de manejar los efectos electrónicos y crear atmósferas con ellos”.

Arias recuerda un concierto famoso en el que la rockera Andrea Echeverri, fue invitada por Cerati a cantar a dúo otro de sus himnos, “La Ciudad de la Furia” en 1996.

Una canción, que, por cierto, recuerda Arias, empezó su vida en el lado B de uno de los álbumes de Soda Stereo, pero que luego de su lanzamiento discreto, con los años se convirtió en una de las más emblemáticas de la banda.

Rápido ascenso

“El ascenso de Soda Stereo de los escenarios locales a la escena latinoamericana fue muy rápido”, señala el periodista argentino de BBC Mundo, Max Seitz,  que vio la banda desde el comienzo y asistió a numerosos conciertos.

“El grupo se formó en 1982 y comenzó tocando en pubs de la zona norte de Buenos Aires, donde yo vivía en aquel momento y tuve oportunidad de escucharlos”.

“Recuerdo que canciones de su primer disco (‘Soda Stereo’, 1984), como ‘Sobredosis de TV’ o ‘¿Por qué no puedo ser del jet-set?’ inmediatamente sorprendieron por su frescura musical y lírica, y la ‘onda’ de la banda entusiasmó a muchos”, explica Seitz.

“De ahí en adelante no dejaron de sonar en las radios y aparecer en la televisión argentina, y los recitales se multiplicaron por todo el país”.

“Fue el segundo álbum de Soda Stereo (‘Nada Personal’, 1985) el que terminó de abrirles las puertas al resto de América Latina, con temas como ‘Cuando pase el temblor’ y ‘Juegos de seducción'”, complementa Seitz.

“Soda Stereo llegó a convertirse en uno de los grupos más influyentes de América Latina en las décadas de 1980 y 1990, y reunió a multitudes en conciertos en Chile, Perú y México, entre otros países de la región. Incluso logró cierta popularidad entre los latinos de EE.UU.”.

En su carrera activa, el grupo vendió más de 17 millones de álbumes solo en América Latina.

“Y este número no dejó de crecer después de la separación de la banda a fines de los 90”, ultima Seitz.

Fuente: BBC
Loading Facebook Comments ...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here