Este joven empezó una pequeña mafia vendedora de dulces que se extendió por tres escuelas

Todos, sin excepción, en algún año de escuela  o colegio  tuvieron un amigo, compañero o conocido dentro de la escuela que vendía golosinas. Pues este es el caso de Nathan  John-Baptiste un adolescente de 15 años que sorprendentemente gana 49.000€ anuales.

El imperio construido por este chico funciona en los lavabos de su colegio donde se dedica a vender dulces y snacks de todo tipo a sus compañeros.

Sin lugar a dudas este es  un joven emprendedor. Nathan gana aproximadamente 260 euros diarios, el anuncia sus productos  en sus redes sociales. Los precios competitivos le permiten a este joven seguir con su negocio, pues la mayoría de sus productos que en los centros comerciales superan el euro, él los vende en 55 céntimos en el baño.

Por esta razón sus compañeros le compran muchos dulces, y él gana dinero sin necesidad de salir del colegio. ¿Quién podría resistirse a la tentación de adquirir dulces a precio de coste?

En la escuela es conocido como ‘El lobo de los Marshmallow” pero, debido a que el intercambio monetario dentro de establecimientos escolares es prohibido, las autoridades del colegio le cerraron el pequeño puesto, pues vender sus productos de esta forma no es permitido.

Pero lo que más sorprende a todos es que los profesores desarticularon a esta mafia vendedora de dulces, que contaba con once ‘empleados’  en tres escuelas diferentes y todos se encontraban bajo el mando de Nathan. ¡Seguro que este chico tiene un futuro brillante como hombre de negocios!

Fuente: Yahoo!