Miles de personas mostraron el lunes 1 de mayo en las calles de Estados Unidos el rechazo a las políticas migratorias del presidente Donald Trump.

Las manifestaciones se produjeron en unas 200 ciudades de todo el país.

Una de las marchas más grandes se produjo en Washington, donde las calles se llenaron de activistas, inmigrantes y hasta legisladores.