Liza Golden: Ingería apenas 500 calorías diarias y entrenaba 4 horas por día para poder subirse a una pasarela. Después de varios años de sufrimiento optó por aceptar su verdadera figura curvy

Liza Golden-Bhojwani antes de engordar 20 kilos en su lucha diaria con su peso (Vogue Australia)
Liza Golden-Bhojwani antes de engordar 20 kilos en su lucha diaria con su peso

 En la actualidad los estereotipos de belleza se trasmiten en los medios de comunicación, usando como ejemplo a modelos y artistas más famosos, esta  idea de la belleza humana se ha apoderado de la mente de las personas, especialmente los adolescentes y las mujeres más jóvenes, tratar de tener el cuerpo considera perfecto, y terminar con varias enfermedades.

Para mantener el cuerpo perfecto y estar feliz Liza Golden,  ingería apenas 500 calorías diarias y entrenaba 4 horas por día para poder subirse a una pasarela. Después de varios años de sufrimiento optó por aceptar su verdadera figura curvy, y hoy es abanderada del movimiento.

“Comencé a modelar cuando tenía 17 años. Incluso para los estándares de la industria de la moda, yo era delgada. Sin embargo, en un año mi cuerpo comenzó a cambiar. Desarrollé curvas donde nunca las tuve. Me estaba convirtiendo en una mujer, pero en mi elección de carrera no era algo celebrado”, confesó Liza Golden-Bhojwani, la modelo estadounidense que engordó al menos 20 kilos para ‘ser feliz’.

Tras años de lucha con descensos abruptos y aumento de peso inconstante  la modelo decidió aceptarse, y ahora alienta al mundo con el mensaje que contagia a través de las redes, #bodypositivism.

 

La presión con la que despego su carrera, fue impresionante las modelos debían cumplir con los rígidos parámetros exigidos es una realidad que busca erradicarse y legislarse. Golden-Bhojwani fue una de ellas para lograrlo, todo sacrificio desmesurado era válido, hasta dejar de alimentarse.

Cuando empezó a notar los cambios en su cuerpo, reforzó la apuesta. “Fue el comienzo de una pendiente resbaladiza. Dietas extenuantes, entrenamientos extremos. Mi vida social sufrió, ir a comer con mis amigos se convirtió en un problema”, relató angustiada.

“Consumía apenas 500 calorías diarias que reforzaba con un suplemento de vitaminas, uno de los platos más populares: 20 edemames (habas)”, explicó.   

Luego de que ese estilo de vida repercutiera en su salud con baja de presión, desmayos reiterados, y luego un aumento desmesurado de peso en apenas dos semanas, tomó conciencia.

Tras subir de peso fue rechazada por varias marcas. Sin embargo logró ‘revivir’ su carrera y hoy es un ejemplo para miles de personas que la siguen en sus redes sociales

Para ella fue un largo proceso de adaptación. “¿Por qué lucho contra mi cuerpo? Voy a dejar de forzar mis propios objetivos y a escuchar a mi cuerpo no podía seguir saboteando mi cuerpo, mi salud y a mí misma, día tras día “, reveló.

Después de todos los malestares, comenzó con un plan alimenticio saludable, una rutina fitness equilibrada y conductas saludables. Poco a poco su figura curvilínea comenzó a delinearse.

La misma industria que le había cerrado las puertas volvió a abrírselas pero desde otro ángulo. Hoy es una influencia y abanderada del movimiento curvy. Pertenece a la agencia de modelos más prestigiosa IMG, la misma que catapultó a la fama a Kate Moss, musa de firmas internacionales.

Es un ejemplo de aceptación y de perseverancia,  tras subir de peso fue rechazada por varias marcas. Sin embargo logró ‘revivir’ su carrera y hoy es un ejemplo para miles de personas que la siguen en sus redes sociales.

Fuente: Infobae, Instagram