Viajar con muy poco dinero es posible, pero no a todos lados, tampoco es para cualquiera.

A continuación los siguientes tips  hacer (y qué no) para ahorrar, irte y no volver en bancarrota.

Lista de gastos

Es la mejor forma de descubrir en qué se nos va el dinero e identificar cosas que no son necesarias.

El primer consejo para ahorrar o simplemente dejar de gastar de más, es hacer una lista con absolutamente todos los gastos que hicimos en un mes, separando los fijos (alquiler, impuestos) de los que varían (salidas, ropa).

Salir un poco menos

Resignar algunas salidas va a ser muy notorio el cambio al final del mes.

Esto no significa quedarnos encerrados o dejar de ver a nuestros amigos, podemos adecuar los planes para gastar un poco menos y empezar a juntarnos en las casas más seguidas.

Alojamiento gratis

Hay muchas formas de alojamiento gratuito que nos pueden salvar y, además, darnos una experiencia distinta.

Existen redes sociales en las que podemos registrarnos para conseguir que alguien nos hospede sin gastar. Una de las opciones es talktalkbnb.com, que se enfoca en el intercambio de idiomas, couchsurfing.com es la red más famosa en la que puedes ofrecer o buscar hospedaje

Acumular millas

El primer paso es asociarse de forma gratuita en cada aerolínea y leer las condiciones que tienen para cargarlas una vez que hayamos usado los pasajes y cómo canjearlas.

Hay otras formas de sumar millas: usando tarjetas asociadas todos los gastos suman, también hacer compras ciertas en empresas o contratar compañías de seguros.

Ventajas de ser estudiante

Student DiscountSer  estudiante universitario puede traer mucha ventajas a la hora de viajar, te recomendamos siempre llevar una identificación o certificado que lo compruebe.

Los descuentos pueden ser tanto en pasajes como en entradas a parques, espectáculos o museos.

También existe la tarjeta ISIC, es una identificación para estudiantes desde la primaria hasta el post-grado y profesores, cuesta 15 dólares pero se accede a muchos descuentos en todo el mundo.

Evitar el gasto “hormiga”

 

¿Cómo evitarlos? planificando de forma inteligente, por ejemplo, pensar qué vamos a comer durante la semana y todo lo que necesitamos, vamos a comprobar que es más ordenado y económico hacer una compra grande, en lugar de comprar pocas cosas en lugares más caros.

Dejar de fumar

El primer paso es contar cuánto dinero se gasta en cigarrillos y, aunque no parezca mucho para los que fuman poco, podría no gastarse nada.

Además, en ciertos países hay fuertes políticas para desalentar el consumo que hacen que sea muy pero muy caro fumar. Por supuesto que, cuanto antes lo dejes, tu cuerpo te lo agradecerá.

Vender lo que no necesitamos

Vender los objetos que ya no usamos puede ser liberador y es cada vez más fácil porque a las tradicionales ferias se les suman los sitios dedicados exclusivamente a la compra y venta.

Fuente:Intriper